Tradiciones culturales peculiares y poco conocidas en Europa

En este artículo vamos a conocer algunas de las tradiciones y normas culturales más curiosas de Europa, prestando especial atención a las peculiaridades de un país que es un gran desconocido de para el resto de los Europeos, se trata de Bulgaria. Especial mención tendremos al final del artículo para Bulgaria, primero por que desde senderismoeuropa.com es nuestro destino favorito y debido también a que pese a ser un país europeo sus códigos culturales y tradiciones son muy diferentes a las del resto de Europa, y en él encontraremos muchas peculiaridades que nos sorprenderán.

Europa

Pese al reducido tamaño dentro de sus fronteras, Europa es un continente muy rico y diverso culturalmente hablando. Diversas religiones, cientos de idiomas y 50 estados soberanos conforman un marco ideal para la diversidad. Pese al intenso proceso de integración europea que tiene por objetivo la construcción de una gran nación conjunta para todos los europeos, existe un gran desconocimiento de la realidad entre países. Este desconocimiento abarca todos los paises Europeos pero especialmente a los situados en la zona del este de Europa, que históricamente han estado más aislado de nosotros.

Volviendo a las tradiciones y peculiaridades, A continuación exponemos algunas de ellas,

comenzaremos por Reino Unido, que próximamente abandonará la Unión Europea en un alarde de individualismo basado en sus propias percepciones de una Europa unida.

  • En Reino Unido curiosamente existe la tradición o costumbre de saludar a las urracas cuando algún británco se cruza con ellas. Esta costumbre popular tan curiosa, proviene del folclore británico, donde urracas y cuervos se consideran pájaros de mal agüero. El hecho de saludarlas es un intento de mitigar la mala suerte que cruzarnos con estas aves nos pueda traer, ser amables con el animal a ver si nos mira mejor. Es una versión particular de la superstición de cruzarse con un gato negro.

  • En Finlandia una tradición muy arraigada desde hace cientos de años y que prácticamente se ha convertido en un deporte, es el “lanzamiento de botas”. Originalmente se trataba de una forma de celebrar un evento importante. Los finlandeses lanzaban sus botas al aire, lo más alto y lejos posible en gesto de júbilo. En la actualidad casi se ha convertido en un deporte con cada vez más adeptos a practicarlo de manera profesional.

  • En Dinamarca una tradición un poco retrograda pero vigente es lanzar cosas a las personas solteras una vez al año. Cuando pasas de los 25 años, si sigues soltero o soltera, una vez al año tus amigos te embadurnarán de canela. Si llegas a los 30 años y sigues sin pareja, la canela deja paso a la pimienta (con lo que ello puede implicar si te entra en el ojo o en la nariz). Sin duda, es esta una tradición venido desde la edad media que tiene por objetivo mantener las estructuras básicas sociales a partir de la formación de la familia. Increíblemente en el norte de Europa, donde solemos tenerlos por sociedades extremadamente avanzadas, se siguen todavía este tipo de tradiciones. Mención especial merece también la tradición bárbara que cada año lleva a la muerte a miles de cetáceos en las Islas Feroe, de soberanía danesa. Cada año cientos de hombres (las mujeres no pueden participar) se reúnen en las bahías del puerto y acaban con la vida de cientos de cetáceos empujados por los barcos hasta la costa. Un ejemplo más de lo medievales que pueden llegar a ser los daneses de las Islas Feroe.

  • En Holanda, cuando cumples años es toda una fiesta familiar, ya que las felicitaciones no solo se hacen al cumpleañero, toda la familia recibe felicitaciones, cada uno de sus miembros es felicitado, aunque solo uno envejezca.

  • En Republica Checa en otro alarde de tradiciones prehistóricas y de tradiciones políticamente incorrectas, existe una tradición extremadamente machista, que consiste en que una vez al año, los hombres pueden azotar simbolicamente a las mujeres con una rama de sauce trenzada, con el supuesto objetivo de fomentar su fecundidad.

  • En Polonia es habitual aplaudir cuando se produce el aterrizaje de una aeronave, parece ser que en su momento era todo un reto que los aviones tocaran tierra sin contra tiempos y los polacos se alegran mucho de ello.

  • Que decir de España, en España contamos con gran cantidad de fiestas y tradiciones únicas. Una de las antiguas y más conocida fuera de nuestras fronteras, la “siesta” que nos ha valido en muchos lugares del mundo el apelativo de “vagos” , en contra de lo que envidiosos puedan pensar, todo un símbolo de la calidad de vida. En cuanto a fiestas se refiere, tenemos fiestas únicas y conocidas actualmente en todo el mundo, como es “La Tomatina” una guerra de tomates que tiñe de rojo una ciudad entera, y otras fiestas similares diseminadas por toda la geografía española, donde los tomates son sustituidos por otras frutos u hortalizas como arma arrojadiza. Los encierros de San Fermín, también mundialmente conocidos. Pero también contamos con otras tradiciones y fiestas menos conocidas como pueden ser la fiesta de “Los Jarritos” en el pueblo onubense de Galaroza donde cada año en septiembre se lleva a cabo la guerra del agua donde miles de personas participan en una batalla de jarritos, cubos de agua y globos de agua.

  • Por último hablaremos de Bulgaria. Bulgaría cuenta con algunas tradiciones muy particulares y curiosidades, aquí solo comentaremos algunas.

 Una de las que más llama la atención a las personas que viajan por primera vez al país, es que en Bulgaria cuando decimos que “si”, movemos la cabeza de lado a lado y cuando decimos que “no”, la movemos de arriba hacia abajo, es decir justo al revés que el resto de occidente. Este hecho puede llevar a tremendas confusiones entre autóctonos y foráneos, ya que podemos llegar a entender justo lo contrario para situaciones o preguntas críticas. ¿Sabías que en Bulgaria cuando quieres decir “Si” debes mover la cabeza de lado a lado, y para decir “no” debes moverla de arriba a abajo? Es justo al revés que en el resto del mundo.

Bulgaria cuenta con su propio alfabeto, el cirílico, y decimos su propio alfabeto por que el cirílico se originó en Bulgaria, a diferencia de lo que se cree, no es de origen ruso.

Por último, especial atención también requiere la forma en la que se construyen los nombres de hombres y mujeres de este país. Tradicionalmente para el nombre se utilizaba el nombre del abuelo paterno y para el apellido el nombre del padre con un sufijo añadido -ov en el caso de los hombres y -ova en el caso de las mujeres. Esto hace que muchos bulgaros y bulgaras tengan el mismo nombre y apello, por poner un ejemplo: Ivan Ivanov o Ivana Ivanova.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR