10 cosas que ver en Belgrado

¿Qué ver en Belgrado? Quizás le falta el encanto de las grandes urbes europeas, pero es una de las capitales del continente que cuenta con una historia más densa. Belgrado, además de ser la capital de Serbia, ha soportado más de 140 batallas, y ha sido destruida y reconstruida unas 40 veces. Quien la conquistaba, tenía poder sobre el principal nudo de comunicaciones de Europa. Belgrado era la gran fortaleza del Danubio, dominaba el gran río que, desde tiempos antiguos, fue la vía más corta entre Oriente y Occidente.

Belgrado

Ciudad de Belgrado

Kalemegdan

Ser un permanente campo de batalla le ha otorgado a la ciudad varias particularidades. La más evidente: Kalemegdan. Cuenta con una colina de 125 metros, y domina la confluencia de los ríos Sava y Danubio. Dispone del núcleo originario de Belgrado, que actualmente se ha convertido en su principal atractivo histórico y turístico.

Kalemegdan

Cañones de Kalemegdan

Acoge la monumental Torre del Reloj, el Museo de la Fortaleza, el Museo Militar, el zoológico y un amplio mirador presidido por la estatua Pobednik, monumento que conmemora la primera victoria del bloque aliado durante la Primera Guerra Mundial. Y alrededor de las murallas, el parque Kalemegdan conforma la zona verde más grande de la capital, donde vecinos y visitantes pasan las horas hablando, escuchando los pájaros, patinando o leyendo. Uno de los reclamos del recinto amurallado es la colección de vehículos blindados y artillería.

 

Belgrado underground

Es el parque Kalemegdan donde se nos revela la cara más oculta de Belgrado: un entramado de túneles, pasillos y búnkeres de unos catorce kilómetros de largo abierto en el subsuelo de la ciudad. Es el llamado ‘Belgrado underground’, que desde hace pocos meses permite a los turistas acceder a algunos espacios misteriosos con mucha historia. Una puerta secreta, cerca del mirador del parque, nos adentra en el búnker que Tito mandó construir durante la guerra fría, convencido de que los rusos castigarían Belgrado. ¡No apto para claustrofóbicos!

Belgrado Underground

Pasillos de “Belgrado Underground”

En Kalemegdan encontramos también unas antiguas cavidades que los austriacos habían utilizado como almacén de pólvora y que más tarde pasó a acoger un club nocturno, Barutana. Desaparecido aquel local, la cavidad sirve hoy de museo donde se exponen estelas, sarcófagos y esculturas de época romana.

Salimos de la fortaleza por la vertiente sur y caminamos hasta Karađorđevo, una larga calle sin ningún atractivo aparente que sigue el curso del Sava. En esta vertiente se abren una serie de túneles que datan del siglo XIX. Durante décadas, estas cavidades eran utilizadas como bodegas donde se producía un vino áspero, de elevada acidez. En los últimos años se han instalado varias tabernas, en una de las cuales nos detenemos a hacer una cata de vino antes de comer.

 

Restaurante Vuk

Recomendamos el restaurante Vuk, un local típico especializado en cocina serbia. Familias, trabajadores de la zona y grupos de amigos se encuentran para comer en los salones de ambiente típicamente serbio. Los platos son sabrosos y combinan los productos mediterráneos con las recetas del centro de Europa.

Restaurante Vuk

Comiendo en el Restaurante Vuk

Nos sirven sopa de ternera (Teleco curva), judías con cebolla y pimentón (prebranac), pimiento con crema (paprika uno pavlaci), pollo rebozado (Beck snicla), mussaka con yogur y ternera con arroz (Teleco ribic uno kajmaku). No falta una copa de la bebida balcánica por excelencia, la rakia, un licor de elevada graduación similar al orujo.

 

Calle Knez Mihailova

Calle Knez Mihailova, Príncipe Miguel. Belgrado

Calle Knez Mihailova

Después de comer, puedes pasear por la concurrida calle Knez Mihailova (También conocida como calle del príncipe Miguel), principal arteria comercial de la ciudad, es una avenida peatonal que sigue el trazado de la antigua ciudad romana de Singidunum.

Es considerada una de las mejores zonas comerciales de Europa del Este. Une la fortaleza de Kalemegdan con la concurrida plaza de la República, y se concentran docenas de tiendas y terrazas de cafés. También se encuentran edificios relevantes como la Academia de las Artes y las Ciencias de Serbia y la Biblioteca de la Ciudad.

 

Hotel Moskva

Hotel Moskva Belgrado

Hotel Moskva

Desde aquí, se llega en pocos minutos al cruce presidido por el hotel Moskva, uno de los más antiguos de la ciudad. Fue construido en estilo Secesión (la rama vienesa del modernismo). Este hotel es bien conocido entre los gourmets por los pasteles típicos que sirven en su cafetería. Su ambiente nos recuerda el de los elegantes cafés vieneses, con los techos altos y los asientos tapizados. Puede pedir el intenso café serbio (o turco) y una Sacher o dejaros aconsejar entre las múltiples variedades de tartas.

 

Barrio de Savamala

El barrio de Savamala mira hacia los muelles del río Sava. Cuando cae la tarde, este es un lugar ideal para contemplar las luces de la ciudad y del puente de Branko reflejándose sobre el río. Esta zona atrae a los amantes de la cocina moderna y la buena música. En estos antiguos muelles, junto al agua, se disponen hoy varios restaurantes musicales de éxito.

La Iguana Belgrado

Restaurante La Iguana

Como por ejemplo La Iguana, un local con encanto donde se acompañan las cenas con música de jazz interpretada en directo. La carta cuenta con una extensa variedad como por ejemplo: Ensalada de melón, jamón y mozzarella caprese, o de pollo asado con manzana y endibia; salmón con miel y trufa; entrecot a la parrilla con mantequilla y crema de tahina; y de postre, yogur helado con gelatina de pepino y melón cantalupo. Son algunas de las delicias que puede saborear a la luz de las velas mientras os llegan las notas de jazz en la tabla.

 

Barrio de Zemun

El barrio de Zemun es el antiguo barrio de pescadores de Belgrado. Se puede ir en taxi o en una de las salidas guiadas que organiza la oficina de turismo. Zemun parece más bien un bucólico pueblo de Austria o de Hungría, y de hecho estuvo en manos del Imperio Austrohúngaro desde el 1718 hasta la primera guerra mundial.

Barrio Zemun Belgrado

Barrio de Zemun

Podrás dar una vuelta por el mercado, que estará lleno de puestos de frutas, verduras y frutos secos. Si indagas un poco, descubrirás un mirador excepcional: La torre de Gardos (kula Gardos). Este lugar es un sitio clave si no sabes que ver en Belgrado. Desde ahí se puede contemplar todo Zemun, tras la confluencia del Sava y el Danubio, y más allá la fortaleza Kalemegdan. Son muchos los vecinos de la ciudad que se acercan a Zemun a comprar y pasear a orillas del río, donde es costumbre que las familias con niños lancen migas de pan a los cisnes que se acercan a la orilla.

 

Restaurante Lorenzo & Kakalamba

Restaurante Lorenzo Kakalamba Belgrado

Comiendo en el Lorenzo Kakalamba

En el centro de Belgrado, se encuentra un local singular: Lorenzo & Kakalamba. La decoración es un poco alocada, mezclando elementos italianos y serbios, como su carta. Los propietarios, una pareja serbo-italiana, han basado su proyecto gastronómico en las recetas tradicionales de sus respectivos países.

Puedes probar el ajvar (pimiento asado), tomarte una tabla de embutidos y quesos típicos o una ensalada de tomates con queso del sur de Serbia. También cuentan con platos de pasta, hojas de parra rellenas de carne y otras especialidades serbias. No falta el vasito de rakia, bien típica de los Balcanes.

 

Templo de San Sava

La Iguana Belgrado

Restaurante La Iguana

Como la Sagrada Familia de Barcelona, ​​el templo de San Sava (Hram Svetog Save) aún está en construcción. Las obras se iniciaron en 1935 y está financiada con donativos. Es el templo ortodoxo más grande del mundo, de estilo neobizantino, y domina una colina en el corazón del barrio de Neimi. El interior está inacabado, pero la sensación es de grandeza. Un goteo constante de feligreses y turistas acuden a contemplarlo.

 

Barrio de Skadarlija

Skadarlija Belgrado

Barrio de Skadarlija

Las principales figuras culturales e intelectuales del siglo XIX se citaban en Skadarlija, el barrio más bohemio de Belgrado. Su empedrado y la decoración de sus restaurantes tradicionales (kafanes) nos ayudan a hacer un viaje en el tiempo. De noche, el barrio hierve y congrega vecinos y visitantes y se anima con la música de grupos de folk que recorren las mesas invitando a los comensales a cantar o, simplemente, a escuchar las canciones tradicionales balcánicas.

¿Tienes ganas de saber más sobre esta ciudad? Te dejamos con un vídeo que hemos encontrado por YouTube… ¡Que lo disfrutes! 😀

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR